CAFÉ FILOSÓFICO FLOR DE RETAMA - UNSCH - FACULTAD DE CIECIAS DE LA EDUCACIÓN - AYACUCHO

9 oct. 2009

CAFÉ FILOSÓFICO "FLOR DE RETAMA"

¿ES INCOMPATIBLE LOS OBJETIVOS Y COMPETENCIAS EN EL CURRÍCULO?
Mg. Pedro Huauya Quispe
Cada gobierno de turno, en sumisión a la política de la clase dominante y modelo neoliberal, realiza cambios parciales del currículo, sin tomar en cuenta la concepción de la educación. Por ejemplo, en el gobierno de Fujimori se planteó competencias sobre la base de contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales: Con el Presidente Toledo, desarrollar las competencias en base al desarrollo de las capacidades fundamentales, mientras que en el actual gobierno de Alan García desaparecen las capacidades fundamentales y propone capacidades, conocimientos y actitudes. Los especialistas del Ministerio de Educación en el Perú, que por cierto no son pedagogos, han presentado currículos por competencias y no por objetivos. Sin embargo, un rápido análisis revela que lo único que han hecho sus autores es eliminar, o mejor, ocultar la palabra objetivo. Por ejemplo, se tiene una competencia en matemática para educación básica: “Interpreta y resuelve problemas aritméticos, tomados de situaciones cotidianas, con números naturales y enteros, demostrando flexibilidad y perseverancia”. Ahora cambiamos el currículo por competencia a objetivos, tenemos: “Al finalizar la sesión de aprendizaje los estudiantes deberán interpretar y resolver problemas aritméticos, tomados de situaciones cotidianas, con números naturales y enteros, demostrando flexibilidad y perseverancia”. En el nivel superior, currículo sobre la base de competencias, tenemos: “Diseña y ejecuta proyectos de investigación educativa sobre los problemas prioritarios de su contexto”, cambiando el currículo a objetivos, tenemos: “Al egresar los estudiantes universitarios estará en la capacidad de diseñar y ejecutar proyectos de investigación educativa sobre los problemas prioritarios de su contexto”
Como se observará, los especialistas lo único que han hecho es eliminar la intencionalidad, sólo ha cambiado de nombre. Este hecho, también impacta en el pensamiento de los rectores de las universidades del país. Precisamente, en la Asamblea Nacional de Rectores se acordó elaborar el currículo universitario sobre la base de competencias. Específicamente en la UNSCH, se debe elaborar el nuevo plan de estudios 2010 en base a competencias. Entonces diríamos, ¿los profesionales egresados con el currículo por objetivos son incompetentes?, cuando en realidad tienen un ejercicio competitivo en su desempeño profesional; lo que pasa es que algunos profesionales han perdido la ética y la práctica de valores como consecuencia del sistema social imperante que se viven. Tobón (2007) decía, “Las competencias son procesos complejos de desempeño con idoneidad ante problemas en determinados contextos, teniendo como base la ética”

En tal situación, ¿es incompatible en la pedagogía actual el planteamiento del currículo en base a objetivos?, la respuesta es no. Ni en Piaget, Ausbel y Bruner existe un planteamiento que niegue los objetivos. Ellos son conscientes de la necesidad de plantear objetivos claros y precisos. La negación de los objetivos, sólo es de los “expertos” peruanos, porque en otros países que han seguido el enfoque socio- cognitivo, España, Chile, Argentina, etc. no hay cuestionamiento de los objetivos.
No existe por tanto, ninguna incompatibilidad entre objetivos y competencias, y por consiguiente no puede existir un currículo sólo por competencias. Todo currículo se orienta al logro de objetivos. Sostener que en la educación ya no hay que pensar en objetivos, sino sólo en competencias, es irreal y contrario a la naturaleza de la educación, defender una educación sin objetivos sería llegar a nada. La educación se basa sobre una concepción científica, dentro de sus objetivos y fines educativos, responder ¿qué tipo de hombre queremos formar?, ¿hombres epistémicos e innovadores?, ¿con conciencia social, identidad y valores?, ¿hombres para generar cambios y transformaciones de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento?

Somos conscientes que la educación peruana obedece a los intereses de la clase dominante, y tiene un trasfondo político. La política educativa de nuestro país está bajo el control y dirección de los países económicamente dominantes, a través de la OEA, BID, CIA y FMI. Los cambios de los diseños curriculares obedecen a estos intereses. Como decía De Zubería, “El quehacer educativo necesariamente tiene como trasfondo una determinada concepción del hombre y la sociedad y sólo desde ella se podrá definir el papel que en dicho proceso debe cumplir la educación". Por tanto, el currículo debe responder a esta concepción desde una visión ideológica y filosófica. Pizano (2001; 71), decía, que la doctrina curricular “Son conjunto de normas y reglas que orienta desde una visión ideológica de cómo debe ser un nuevo currículo. (Ideología es un conjunto de ideales, valoraciones, creencias, etc. sobre la existencia humana y la sociedad). Es decir, prescribe un modelo curricular, bajo qué concepción y visión filosófica se va a elaborar el currículo”.
Estamos de acuerdo que, en la sociedad de conocimiento del siglo XXI es importante desarrollar las capacidades y lograr las competencias en la persona humana. Pero, que estas competencias se deben lograr a través de objetivos. Entonces, la educación peruana y el currículo deben orientarse a objetivos nuevos y concretos para lograr las competencias con un currículo integral participativa de sus actores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario