CAFÉ FILOSÓFICO FLOR DE RETAMA - UNSCH - FACULTAD DE CIECIAS DE LA EDUCACIÓN - AYACUCHO

13 mar. 2010

Café Filosófico.

DECRECIMIENTO (Pierre Jambé)*
El título del artículo de Adolfo Quispe Arroyo en el número anterior de esta revista, “¿Una muerte de las ideologías?” me inspiró este texto, que resulta de la búsqueda, después de veinte años de escepticismo, de cuestionamiento profundo y de pesimismo – desde la caída del muro de Berlín, que algunos consideran como el evento que pone fin al siglo XX del punto de vista político – de un renacimiento de la filosofía política que plantee alternativas a la carrera ciega del ultraliberalismo de los úlimos treinta años, y que no sean una mera nostalgia de las ideologías del siglo pasado.


Las fuentes de una posible alternativa se encuentran en varios movimientos populares, sociales, políticos y filosóficos de los últimos cuarenta años. Se pueden subrayar aquí el pensamiento de Ivan Illitch, los movimientos ecológicos, las luchas contra las instituciones del capitalismo mundial – movilización contra la Organización Mundial del Comercio (OMC), Seattle, diciembre de 1999, la creación del Foro Social Mundial (Porto Alegre, 2001), y finalmente, el movimiento por el decrecimiento.


El decrecimiento es una corriente de pensamiento político, económico y social que cuestiona el uso del crecimiento económico – y de su principal herramienta de medida: el PIB – como fuente para medir el nivel de bienestar de una población.


Cuatro años después de la revolución estudiantil de mayo de 1968, y un año apenas antes de la crisis del petróleo, en la que se va a cuestionar por primera vez en Europa y en Estados-Unidos la lógica del consumo indefinido de las materias primas, se publica el reporte “Los límites del crecimiento”, también llamado de Reporte Meadows. El texto fue encargado al Massachusetts Institute of Technology (MIT) por el Club de Roma, un grupo de reflexión constituido por científicos, economistas, funcionares nacionales e internacionales, e industriales de 53 países, preocupados por los problemas que tenían que enfrentar los países industrializados y en desarrollo. En el documento, se plantea por primera vez de manera el vínculo entre el crecimiento económico, la posible penuria de materias primas y previsibles daños ambientales. En la época, se consideran exageradas las conclusiones del reporte, a pesar de que éste no prevea ningún agotamiento de materias primas o evento catastrófico antes del... 2010.
* Porofesor de Idioma Extranjera-Egresado de la Universidad de Lovaína - Bélgica (Artículo íntegro en la próxima revista café Filosófico)

No hay comentarios:

Publicar un comentario